43 capítulos

Videos

Sinopsis

Emiliano Larios fue un joven cantante al que su familia educó para ser cura. Vivía con sus dos hermanas Ofelia y Aurora y con su madre Berta. Aurora era la única de su casa que pensaba que Emiliano no servía para cura. Emiliano un día conoció a Blanca Moscote, una mujer recién llegada de Europa, hija del coronel Moscote y quién llegó al pueblo huyendo de un secreto. Cuando esta llega tras la muerte de su padre encuentra su hacienda hecha un caos y decide hacerse cargo de ella. Cuando Emiliano y Blanca se conocen, se enamoran perdidamente y Emiliano dice que dejará su idea de volverse cura, pero todo se esfuma cuando se descubre el secreto de Blanca, que se casó en Italia y su marido viene a buscarla. En ese momento Emiliano decide irse para España a volverse cura pero allí conoce el acordeón y no le gusta lo que vive en el seminario. Decide devolverse a su país y con su acordeón regresa convirtiéndose en un gran músico. En su país de nuevo se reencuentra con Blanca y deciden volarse juntos. Alguien se entera de su fuga y avisa a Giussepe Palermo esposo de Blanca y a su hermano mayor Macario Moscote quienes van en su búsqueda y matan a Emiliano. Fruto de esa noche que alcanzaron a pasar juntos nace Francisco Moscote. Al año de la muerte de Emiliano un vapor llegó al país, se trataba del primer envío de acordeones que empezarían a llegar por montones desde la fábrica Hohner en Alemania.

MOSTRAR TODO
MOSTRAR MENOS

Personajes

  • como 
    Angel Maria Oñate
    Ángel María es un hombre fuerte y robusto que inspira respeto y admiración. Su fortuna la hizo a pulso trabajando arduamente en varios negocios en el puerto hasta que encontró su verdadera vocación con la llegada de la radio al país. Cuando supo del maravilloso invento, invirtió la mitad de su fortuna para fundar la primera emisora de la costa Caribe y a esta ha dedicado todo su esfuerzo y dedicación. Ángel María es un hombre alegre, ocurrente y generoso, pero puede volverse una fiera cuando se trata de defender el honor de lo más preciado que tiene en la vida, su hermosa hija Ada Luz. En Barranquilla, muy pocos se atreven a pretender a Ada Luz por tenerle miedo a su padre.
  • como 
    Ada Luz Oñate
    No hay una mujer más hermosa que Ada luz en la región. Desde que nació, deslumbró a todo el mundo con su inigualable belleza, y ahora que cumplió diecisiete años, por donde pasa, deja mudos a todos los hombres con su rostro angelical y con una sonrisa que ilumina hasta la noche más oscura. La fama de su belleza ha traspasado su ciudad, y en los pueblos cercanos se ha creado una leyenda sobre la belleza de la señorita del barrio San Roque. Ada Luz, la niña de los ojos de su papá, es una mujer dulce, responsable y trabajadora. Su belleza no la ha hecho ni engreída, ni vanidosa y eso solo aumenta la fascinación que todos los hombres sienten por ella. Ada Luz, al igual que a su papá, le encanta la música y en el fondo sueña con trabajar algún día a su lado en la emisora, aunque por el momento está dedicada a prepararse para el reinado para darle gusto a su mamá.
  • como 
    Abel Moscote
    Abel Moscote heredó de su abuelo Emiliano, el talento prodigioso para tocar acordeón, y de su papá Francisco, su gran voz. Desafortunadamente también heredó de ellos, la extraña habilidad de meterse en problemas por culpa de las mujeres. Desde que tiene uso de razón, el acordeón y ellas, han sido motivo de alegrías, pero también de inmensas penas. A sus veintisiete años, no ha habido mujer, soltera, casada, viuda, rica o pobre que se haya resistido a sus encantos, pero tampoco ha conocido a ninguna que haya logrado ajuiciarlo. No hay nadie en el valle que cante y encante como él. Orgulloso de su linaje, no se intimida ante ningún músico de la región, y por eso más de uno, se muere de la envidia y no ven la hora de que algo extraordinario pase para acabar con el reinado del hombre que mejor canta y toca el acordeón.
  • como 
    Aurora Larios
    Aurora siempre fue una niña muy extraña. Dijo sus primeras palabras a los cinco años cuando ya todos pensaban que ella iba a quedarse muda de por vida. Pálida como el mármol y hermosa como un ángel, pasaba la mayor parte del día contemplando las flores y los pájaros en el solar. Le gustaba muy poco la presencia de la gente. Sabía leer muy bien los corazones de los demás y en la mayoría de ellos, no veía cosas buenas. Sólo con Emiliano, su hermano del alma, se sentía completamente en paz. Apenas se despertaba, lo ponía a cantar coplas en su guitarra, y así podía pasar el resto del día sin importarle lo que pasara afuera en el mundo. Cuando cumplió nueve años, empezó a soñar las cosas antes de que ocurrieran, y en el pueblo pronto corrió el rumor de que Aurora tenía poder especiales y hasta decían que más de una vez la habían visto sonámbula haciéndoles mandados a los muertos.

Galería

Ficha técnica: