45 capítulos

Muñoz Vale x 2 Demo

Sinopsis

Durante los últimos 20 años, Muñoz ha sido cabeza de familia en dos hogares ubicados en barrios diferentes, atiende a dos esposas y responde por los hijos adolescentes que tiene con ellas. Amanda y Noelia son muy distintas entre sí, pero ambas le ofrecen cosas que lo satisfacen. A las dos las quiere y las valora, pero les miente por igual, porque en cada hogar ignoran la existencia de la otra familia. Lo único que saben es que su padre y esposo tiene que estar disponible para el jefe prácticamente las 24 horas del día y eso le implica improvistos a cada momento. Los dos hogares son conflictivos y serán muchas las veces que tendrá que duplicarse para resolverlos cuando se presentan simultáneamente. Las carreras y mentiras para mantener los mundos separados, serán la constante de la historia. Todo porque cuando la vida lo obligó a escoger entre dos mujeres, él eligió quedarse con ambas. El clímax vendrá cuando Muñoz, en un intento de secuestro, protagoniza una acción temeraria que salva a su jefe de las garras de los bandidos, pero lo deja a él gravemente herido e inconsciente por muchos días. Las dos esposas lo descubren y toda esta historia se enredará más de lo esperado.

MOSTRAR TODO
MOSTRAR MENOS

Personajes

  • como 
    Roman Muñoz
    De sus cuarenta y dos años cumplidos, lleva veintidós trabajando en el equipo privado de escoltas de Arturo Castellanos, un poderoso industrial hotelero. Román es un tipo responsable y esforzado, con un encanto natural para enamorar a las personas que lo rodean. Sin ser la reina que anda pelándole los dientes a todo el mundo, su sencillez le permite caer bien de entrada. Muñoz, como lo llaman en el trabajo, es astuto, sagaz y seguro de sí mismo; no es un hombre malo pero sabe mentir con facilidad; además tiene el don de resultar tremendamente confiable. Nuestro escolta miente, obligatoriamente, sobre su estado civil, porque esa es la parte oscura y complicada de su vida y es también el motor de la historia que nos ocupa: Román se casó hace veinte años con Amanda Barrera, madre de sus dos hijos adolescentes; con ella lleva un matrimonio estable pero, al mismo tiempo, convive con Noelia Contreras, su compañera permanente y mamá de una niña de diecisiete años. Román no tiene una sede definida de trabajo porque siempre anda cuidando a su jefe; y a sus familias les dice que, por seguridad, le prohíben recibir llamadas cuando está en servicio, pero se reporta permanentemente en sus casas. Hasta ahora se ha sentido cómodo con la vida que lleva; cada mujer le ofrece cosas distintas que igualmente lo satisfacen; las dos son buenas madres, con ambas tiene pequeños motivos de conflicto pero les reconoce grandes valores y, para evitar confusiones verbales, a las dos las llama “Nenuchis”. El gran temor de Román es que su doble vida se descubra, le aterra las consecuencias que esto pueda tener en sus dos familias y los remordimientos y el peso de conciencia por engañar a dos mujeres que no lo merecen, siempre están atormentándolo.
  • como 
    Amanda
    Fue la novia de adolescencia de Román y tiene cuarenta años. Una mujer común y corriente, de mediana estatura, ni gorda ni flaca, dueña de una belleza que no sabe o no le interesa explotar. Tiene gusto por la vida sencilla, sin lujos ni ostentación. Tuvo una infancia llena de privaciones y por eso agradece y valora cualquier cosa que recibe o consigue. Además, por encima de lo material, para ella lo más importante es el bienestar de sus hijos y la estabilidad de la familia. Amanda es un ama de casa metódica, que sabe hacer rendir la plata que su marido le da mensualmente. Como siempre, le ha gustado mantener su propio dinero y Román nunca la dejó salir a trabajar, montó en la casa un pequeño taller de costura que atiende en compañía de Luz Estela, su hermana mayor y solterona, que vive con ellos desde que murieron sus papás. Amanda es muy cariñosa y tierna con quienes la rodean. Después de veinte años de casada, Román se ha convertido en el centro de su existencia, confía plenamente en él, lo considera su complemento perfecto, aunque a estas alturas del partido el amor que le prodiga tiene más de maternal que de pasional. Amanda vive en un mundo feliz y las únicas preocupaciones le vienen por cuenta de sus dos hijos adolescentes, próximos a entrar a la universidad. Y los escasos problemas con su marido, los tiene porque es azuzada por su hermana Luz Estela, que a veces es una mala influencia.
  • como 
    Glenda
    La imagen pulcra, la típica niña de mostrar. Por su ternura y buenas maneras, es fácil entender que sea la mimada de la familia Muñoz Barrera. Tiene diecisiete años, está terminando el bachillerato, es de personalidad competitiva y perseverante y esto la lleva a ser la mejor estudiante de su colegio. Lleva una excelente relación con Benjamín, su hermano mayor. La adoración de su vida es su papá, jamás ha tenido un novio, anda concentrada de tiempo completo en sus estudios, pero sus prioridades cambian cuando conoce a Calixto, un escolta compañero de Román. A pesar de su juventud, Glenda es de principios firmes y definidos, sabe bien para dónde va, conoce de sus capacidades, piensa que va a llegar más lejos que su papá, adora a su mamá pero no quiere repetir esa historia de quedarse en la casa criando hijos y siempre esperando a que llegue el marido.
  • como 
    Victoria Pombo
    Toda ella es glamour, elegancia y buenos modales. Parece una diva de la realeza europea extraviada en el tercer mundo. Su porte y belleza hablan de los cuarenta y ocho años mejor vividos en la historia. Sólo viste de diseñador de Milán, París y Roma, trabaja en su propia galería de arte y se mueve entre las obras de beneficencia y los eventos culturales de la alta sociedad. Victoria es una mujer culta, intelectualmente muy competente, perfeccionista, siempre pendiente de los detalles y tremendamente ejecutiva. Es caritativa, tiene un hijo, (Juan Felipe), de veinte años que estudia en Nueva York, se muere por adoptar un niño pero su esposo no ha querido darle ese gusto. Para todas partes anda con chofer y guardaespaldas. Es seria y aplomada, vive muy enamorada y orgullosa de su marido e ignorante de la relación que éste sostiene con Carolina Faciolince, le ofrece trabajo a ella, se la lleva para la galería y la nombra su asistente personal.
  • como 
    Calixto Munera
    Con treinta años, es el miembro más joven del grupo de seguridad de Arturo Castellanos. Su gran sueño es estudiar criminalística, pero lo ha tenido que aplazar porque su papá murió hace poco y a él le tocó ponerse a trabajar para sostener a su mamá y a dos hermanos menores. Es prudente y diplomático para hablar, pero inestable emocionalmente; tiene buena apariencia pero es torpe con las mujeres, porque la timidez no lo deja ni mirarlas a los ojos. Calixto es ingenuo, honesto, sincero, no conoce de malas intenciones y antes de salir a trabajar le pide a Dios que a su patrón nunca lo intenten secuestrar, porque él, (Calixto), es un cobarde incapaz de disparar su arma. Calixto es el único amigo que tiene Román y la relación entre ellos marcará los valores de la amistad y la lealtad. El muchacho se siente enamorado de doña Victoria, la patrona, pero esto cambia cuando conoce a Glenda, una de las hijas de Román.
  • como 
    Arturo Castellanos
    Es un hombre poderoso, brillante y exitoso en todo lo que su propone. A sus cincuenta y dos años, don Arturo, como le dicen todos, es la cabeza del Grupo Castellanos, propietario de una cadena hotelera, una aerolínea, varios centros comerciales, entre otras muchas empresas. Está casado desde hace veinticinco años con la aristocrática Victoria Pombo de Castellanos, a quien adora por encima de todo. El magnate no concibe vivir al lado de otra, con ella es romántico y detallista, la tiene como una reina pero es incapaz de serle fiel porque su gran debilidad son las mujeres. En este sentido no se niega ningún gusto porque el hecho de viajar permanentemente es sus aviones privados y tener que dormir en tantas ciudades, le permite ser generoso con él mismo. Es un tipo atlético y seduce por igual con la pinta, el dinero y las buenas maneras. Es de conversación interesante y cautivadora, sabe hacer sentir a las mujeres como princesas y también es un maestro obteniendo de ellas lo que quiere. Acostumbra a encerrarse en la suite de sus hoteles con jóvenes hermosas, siempre bajo la vigilancia de sus escoltas de confianza (Román, Pacheco y Calixto). Ellos, respetuosos del código del silencio, le guardan todos los secretos a ese jefe que admiran y aprecian, porque hasta ahora los ha tratado bien. El empresario no se niega ningún placer, se mete con muchas, pero ninguna le interesa más allá de la cama y, eso sí: se cuida muy bien de que su esposa no lo sorprenda, porque a lo único que le tiene miedo es a que ella lo deje y, en caso de ser pillado in fraganti, la cree muy capaz de hacerlo. Arturo Castellanos procura vivir lo más relajadamente posible. Aunque, cuando se le salta la piedra, parece una fiera recién desenjaulada y lo mejor es estar a kilómetros de él.

Galería

Ficha técnica: